lunes, 24 de mayo de 2010

Diario - Día 135

Han pasado unos cuantos días desde la última entrada de diario, aunque a partir de ahora espero volver a ser regular.

Hoy he reiniciado los entrenamientos de fuerza, aunque tenía algunas dudas sobre si sería buena idea o no. Seguía sintiendo una ligera molestia en la espalda, por lo que tenía algo de miedo de empeorar la lesión. Por eso he trabajado con menos peso en los ejercicios que podían afectar a la espalda.

Reduje el número de flexiones a 18 para no forzar la espalda con las últimas, y aun así me costaron más de lo normal. No tengo claro que me ha pasado hoy, pero me notaba muy falto de fuerza en todo el cuerpo en general. Con el press declinado no me he contenido, aunque si se notaba mucho la falta de fuerza. Para las aberturas inclinadas y el press frontal inclinado he preferido reducir el peso de 8 a 6Kg para no forzar la espalda.

El trabajo de gemelos y el cardio ha ido como de costumbre, aunque he decidido no hacer ejercicios abdominales para no forzar en exceso.

Por la mañana al pesarme me llevé una desagradable sorpresa. Tanto mi peso como mi porcentaje de grasa corporal habían subido respecto a las cifras del fin de semana. Tal vez fuera por el arroz tres delicias que tomé para comer el domingo, aunque no creo que una simple comida pueda afectar tanto. Mi peso subió a 85.2Kg y mi porcentaje de grasa corporal está de nuevo en un 26%. Parece que el porcentaje de grasa corporal se resiste a bajar por debajo del 25%.

Tengo la despensa casi vacía, así que mañana habrá que comprar. Por este motivo hoy se ha hecho un poco más complicado elegir que cenar, y ahí es cuando empezaron a aparecer los malos pensamientos. Seguramente sin el ejercicio mi fuerza de voluntad habría sido más débil. Al final, he cenado lo mismo que ayer, una hamburguesa de pollo, aunque en este caso me la he tomado con una rebanada de pan integral tostado y con tres trozos de melocotón en su jugo de postre.

Para comer hoy me hice una buena ensalada con dos latas de atún. No me apetecía mucho otra ensalada, pero tras el arroz de ayer, mejor tomar una ensalada que otra cosa.

Ahora me iré a la cama dentro de poco, para recuperar bien los músculos de cara al largo día que me espera mañana.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada