lunes, 26 de julio de 2010

Actualización tras dos semanitas

Hace tiempo que no escribo, para ser más exactos unas dos semanas. Se han juntado muchos factores durante estas dos semanas, pero parece que las cosas empiezan a cambiar de nuevo.

Estas dos semanas he estado algo deprimido, sin fuerzas y sin ganas de nada. De alguna forma, se ha ido juntando todo. Al estar de bajón, no he tenido ganas de escribir en el blog o los foros, lo que me ha llevado a perder parte de la motivación y a su vez a no cuidar tanto la alimentación o los ejercicios. Alguna mañana me levantaba, pero carecía de ganas o fuerza de voluntad para salir fuera con la bici. Otras tardes, llegaba la hora del ejercicio, y me faltaba todo impulso por ponerme a hacer pesas. La ausencia de ejercicio y el haber dejado la cafeína hace unas semanas, ha ido empeorando la depresión. Tanto la cafeína como el ejercicio liberan sustancias al organismo, sustancias que te ayudan a sentirte más feliz y despreocupado. Cuando te faltan, el mono te va causando apatía, desgana, desanimo, ...

A mi se me ha juntado todo durante dos semanas, hasta llegar este fin de semana a un punto en el que dije basta. Entre unas cosas y otras, no había hecho ejercicio desde el martes, y el sábado ya estaba bastante bajo de moral. Entre la culpabilidad por perder sesiones, el bajón de endorfina y cafeína y el calor, no había quien me moviera del sofá. Uno de esos fines de semana aburridos, en los que solo quieres estar solo y no hablar o ver a nadie.

La persona más especial de mi vida, me volvió a sacar del agujero como tantas veces, y hoy por fin he vuelto motivado y con ganas de nuevo de comerme el mundo. He retomado la bici por la mañana en ayunas (lo que me ha causado algunas nauseas al ir a desayunar.. algo que solo me pasó los dos primeros días cuando empecé ese entrenamiento). También he empezado a tomar de nuevo algo de cafeína al despertarme. Es una sustancia interesante, a ver si esta semana puedo escribir sobre ella.

Espero poder dedicarle de nuevo su tiempo a este diario, porque he comprobado que me motiva mucho a mantenerme firme cada día. Al escribir la entrada de cada noche, evalúo mi comportamiento durante el día, lo cual a su vez me ayuda a mantener la disciplina diaria y tomármelo en serio.

Para terminar, durante estas dos semanas ha sucedido algo curioso. Mi ritmo de bajada de peso y grasa se fue ralentizando hasta detenerse la semana pasada en torno a los 81.5Kg y el 22.6% de grasa corporal. Curiosamente, hoy mi peso ha marcado 80.2Kg, y cuando he vuelto a repetir la medida unos minutos después ha marcado 80.1Kg. Mi porcentaje de grasa seguía igual en un 22.6%. He de reconocer que he comido mal (es decir, poco, muy poco) este fin de semana, pero no esperaba que me afectara tanto.

Las sesiones de pesas de esta semana seguramente me ayudarán a recuperar algo de lo perdido, y espero subir mi peso magro a la vez que pierdo grasa.

Otra cosa curiosa que he ido notando durante estas semanas. Siempre he sido un chico rellenito y con sobrepeso. Ahora peso menos de lo que he pesado nunca, puede que desde los 15 años no haya pesado tan poco, y seguramente entonces tenía más % de grasa corporal. Lo curioso de todo esto, es que empiezo a sentir cosas que no había sentido nunca. Alguien que siempre ha estado más o menos igual no puede sentir estas cosas, porque su cerebro se ha acostumbrado y las oculta, pero para mi son nuevas y extrañas.

En verdad son tonterías. Siempre he estado protegido por una capa de grasa. Ahora puedo sentir mis costillas por primera vez en mi vida, y lo más curioso es que eso me da una sensación de debilidad. No de falta de fuerza, más bien de fragilidad y falta de protección. Al tocar incluso siento donde terminan, lo cual me produce una sensación extraña y poco agradable.

Todo es acostumbrarse al nuevo cuerpo y las nuevas sensaciones. Se que estoy más sano y fuerte que nunca antes, pero los cambios que se han producido en mi cuerpo en tan poco tiempo a veces me sobrecogen. Aun me queda mucho camino por recorrer, pero cada día me sorprende más lo que he conseguido.

3 comments:

Aribeth dijo...

Siempre estaré aquí para ti, contigo. No me voy a ir a ningún sitio, porque te quiero, y me siento muy orgullosa de ti.

Ánimo, B :*

Ceci.- dijo...

A mi me pasa algo similar, me da miedo llegar a los 54 Kg (lo que me indica la nutricionista) por miedo a quedar frágil y además toda flacucha sin fuerza para nada.

Como no va a entrar todo el artículo que quiero recomendarte en un comentario...te paso el link.

El título es "Está de duelo por adelgazar?"

http://www.cormillot.com/index.php?s=editoriales&id=495

Leelo ;)

Brucie dijo...

Gracias por el enlace Ceci :)

Publicar un comentario en la entrada