miércoles, 24 de febrero de 2010

Mi historia, 2ª parte - La teoría

Como comenté en la primera parte, en Enero del 2009 decidí darle un cambio a mi vida. Sin embargo, aquello no fue nada bien. Sabía que caminaba a ciegas, y que necesitaba conocer más a fondo mi problema. Busqué mucho por Internet una buena solución, hasta que encontré lo que tanto tiempo había tenido delante sin verlo.

La única forma de perder peso consiste en combinar ejercicio físico y una alimentación equilibrada.

Hasta ahí todo es normal, es algo que todos sabemos. Lo que yo desconocía por completo es como llevar a cabo esas dos tareas de forma adecuada. Esta guia para perder grasa (enlace en inglés) me abrió los ojos en más de un sentido, y a partir de ahí comencé a buscar más información, a comprender como funcionaba mi organismo y a cambiar mis hábitos en consecuencia.

En futuras entradas ampliaré todos estos temas, pero ahora mismo quiero destacar de forma breve las ideas claves que me ayudaron a perder 12Kg en 6 meses.

No, no es broma. Por desgracia, una serie de desafortunados sucesos me llevaron a abandonar esa rutina, entrando en una espiral de abandono que me han devuelto a la linea de salida. Pero vayamos por partes.

Nuestro objetivo fundamental a la hora de perder peso, es y debe ser: perder grasa. Lo cual, no es lo mismo que perder peso. Para que nos entendamos, si te cortan una pierna, seguro que perderás peso, pero eso no es lo que buscamos, ¿verdad? Buscamos el bienestar, la salud y la belleza que se obtiene al reducir las reservas de nuestro organismo.

Perder peso, no siempre significa perder grasa. Ese es un error muy habitual que yo también cometí en el pasado. Por ejemplo, si dejas de comer e inicias un periodo de ayuno, tu cuerpo bajará de peso, sin embargo, la cantidad de grasas consumidas será muy baja, en su lugar lo que descenderá será la masa muscular (lo que se llama catabolismo muscular), consiguiendo a la vez que te sientas débil y abatido. La falta de comida, también te irá deprimiendo cada vez más, y cuando finalmente dejes esa dieta de ayuno (porque todas las dietas se acaban), todo se vendrá abajo. Al no recibir suficientes nutrientes, tu cuerpo entrará en un modo de ahorro de energía, reduciendo su consumo al mínimo y almacenando (en forma de grasa) lo que comas. Además, al reducir tu masa muscular, también gastarás menos calorías diarias. Al poco tiempo, empezarás a recuperar tu masa muscular, con lo que no solo recuperarás el peso perdido, sino que ganarás mucho más.

Una explicación sencilla de porque las dietas no sirven para nada, ¿verdad?

Entonces, ¿cuál es la clave para perder grasa? ¿cómo conseguimos que nuestro cuerpo comience a consumir sus reservas?

Nuestro cuerpo activa la lipólisis (es decir, la transformación de las grasas en energía) en determinados casos. Cuando se encuentra en déficit de calorías (gastamos más de lo que metemos), la buscará en distintos sitios. Para que nuestro organismo no entre en el modo de ahorro energético y a la vez consuma grasa, debemos mantener nuestro consumo de calorías diarias en un intervalo concreto. Las fórmulas para determinar estos intervalos ya las comentaré en el futuro.

Ahora bien, el consumo energético de nuestro cuerpo viene determinado por 3 cosas:

  • Los alimentos que consumes.
  • La cantidad de músculo que tienes.
  • Tu nivel de actividad.

Cuanto más calorías comas, mayor será la recarga energética de tu organismo. Si esa recarga supera tu consumo, empezarás a "almacenarlo". Si no comes suficiente, a tu cuerpo le entrará el pánico y entrará en el dichoso modo de ahorro de energía, en el que no solo consumirás menos calorías, sino que además a tu cuerpo le entrará la obsesión por ahorrar y almacenar para crisis futuras.

También es muy importante la procedencia de estas calorías, ya que dentro de nuestro organismo no actuarán de la misma manera. Una caloría procedente de grasa, será más perjudicial que una caloría procedente de un hidrato de carbono o una proteína.

El músculo es igual de importante. ¿Por qué? Solo por estar vivo y respirando tu cuerpo ya consume una determinada cantidad de energía. Esta energía viene determinada en gran parte por tus músculos. Cuanto mayores sean tus músculos, mayor será la cantidad energética necesaria para mantener tu cuerpo funcionando. Visto de cierta forma, cuanto más músculo tengamos, más nos costará en el futuro recuperar peso y más fácil nos resultará mantener cierto equilibrio.

Por último el nivel de actividad. Tu cuerpo gasta un número de calorías diarias, pero esa cantidad se ve incrementada por tu nivel de actividad. Estar sentado no supone mucho gasto, pero estar andando de un sitio para otro, aumentará tu gasto energético. Si además realizas ejercicio cardiovascular (nadar, correr, andar, montar en bici, saltar a la comba, subir escaleras, etc), aumentarás más aun el consumo.

En definitiva, si queremos perder grasa, debemos combinar de forma adecuada ejercicios de musculación, ejercicios cardiovasculares y una alimentación variada y controlada.

Todos estos temas son los que quiero ir ampliando con el tiempo en este diario. Esto solo es una pequeña introducción.

3 comments:

Anónimo dijo...

muy bueno el enlace de la guia en ingles!
me la lei de punta a punta

Brucie dijo...

Gracias. A mi me ayudó muchísimo, aunque desde entonces he cambiado y mejorado unas cuantas cosas en mi dieta y plan de ejercicios :)

Amandinhapuch dijo...

hola Brucie...soy Amanda ..brasiléña ke vive en españa,me gusto el blog,tengo 1'80 y 88 kilos de pura grasa,clarisimo esta donde se localiza mi grasita...en la tripitaaa jajajaja...la espero con el blog encuentrar la patadita ke me falta para lograr de vez adelgazar esos kilos a mas...besitos de una lectora!!

Publicar un comentario en la entrada