miércoles, 15 de junio de 2011

Análisis de sangre y lesiones

Hace tiempo que no escribo, en gran parte, porque una lesión me ha impedido hacer ejercicio durante un mes, y eso me ha quitado por completo las ganas de hacerlo.

Hace justo un mes, el 14 Mayo, me hice un esguince de tobillo, lo que me obligó a estar inmóvil durante 2 semanas (gran error) y pasar 2 semanas más en fisioterapia. Aun me duele a veces, se me hincha, y no he recuperado el tobillo al 100%, pero ya he vuelto con mis rutinas de ejercicios.

Durante las 2 semanas de inactividad, perdí 2cm de volumen en el gemelo. El gemelo del pie bueno, estaba más o menos como siempre, solo un poco más fláccido. El gemelo del pie del esguince parecía gelatina. Ni siquiera poniendo el músculo en tensión podía sentir nada.

La pérdida de fuerza en ese pie también ha sido tremenda. De hacer elevaciones de talón para los gemelos, a la pata coja y con 18Kg de lastre, pasé a no poder sostener ni mi propio peso en cuclillas. Con la fisioterapia y con ejercicio, he ido recuperando fuerza en el tobillo y el gemelo, pero aun estoy lejos de como estaba hace un mes.

Esta semana también he empezado una nueva rutina de ejercicios, más centrada en perder grasa. La rutina parece que va bien, pero tengo que cuidar más mi alimentación y tener menos caprichos si quiero perder algo de grasa. Llevo meses estancado, sin lograr perder grasa aunque lo intente, aunque por suerte tampoco lo gano a pesar de las pizzas y la comida basura que me permito de vez en cuando.

La semana que viene espero poder hablar de ese nuevo entrenamiento en el blog.

Ayer, también me dieron los resultados de un análisis de sangre que me hice. Han salido perfectos, estoy como un toro. El último me lo había hecho hace años, antes de empezar con el ejercicio. En los análisis siempre me salía alto el colesterol y los triglicéridos, y de vez en cuando también el ácido úrico.

Ahora, sin embargo, todos los niveles estaban dentro de lo normal, tirando a bajos. Incluso los niveles de glucosa en sangre estaban bajos (aunque es algo normal si te hacen los análisis nada más levantarte y sin haber desayunado).

Mi mayor reparo era comprobar si la dieta alta en proteínas podría haberme afectado lo más mínimo. Para nada, mis riñones y mi hígado funcionan a la perfección, mucho mejor que hace años cuando tomaba menos proteínas y más hidratos de carbono. Bueno, supongo que beber más de 2 litros de agua al día también ayuda a limpiar los riñones y evitar daños por dietas altas en proteínas.

A ver si me hago el ánimo de hacerme análisis de sangre más regulares.

5 comments:

Anónimo dijo...

Como vas con el peso y el % d grasa?

Brucie dijo...

Bueno, vengo de volumen, así que he estado rondando los 80Kg y el 26% de grasa.

Justo cuando iba a ponerme con definición, tuve la lesión, así que se me fue todo por tierra.

Esta semana, con el nuevo entrenamiento, he subido peso magro y bajado grasa. Estoy por los 79Kg más o menos, con un 25% de grasa, y espero seguir bajando :)

Sebad dijo...

Pues ale, animo y a seguir bajando :)

Anónimo dijo...

Si corres, coges la bicicleta, haces cualquier ejrcicio aeróbico que implique grandes grupos musculares durante 30-50 minutos de 3 a 5 días a la semana a una intensidad de 50-75% de tu Frecuencia cardíaca máxima (208-0'7xedad) y mantienes una dieta saludable (15% proteínas, 60% CH y 25% grasas) bajarás de peso. Es saludable que bajes como mucho medio kilo semanal.

Los ejercicios de fuerza anaeróbicos consumen sobre todo Carbohidratos y no te servirán para perder kilos de más, sino para ganarlos en músculo. Además, acompañándolos de una dieta alta en proteínas sólo conseguiras que tus riñones las expulsen y que tengas problemas renales de cara a unos años.

Espero servirte de ayuda porque estás haciendo todo lo contrario de lo que deberías.

Brucie dijo...

Se que la intención es buena, pero lo que dices no es cierto.

Los anaeróbicos consumen carbos durante su realización, pero luego disparan el metabolismo durante horas. También ayudan a evitar la pérdida de músculo, asociada a la dieta + cardio, por lo que mantienes el metabolismo a tope.

La combinación ideal es una alimentación equilibrada, más aneróbicos de alta intensidad (nada de poco peso y muchas repeticiones, eso es perder el tiempo), más cardio.

Cada cosa tiene su función, y la de los anaeróbicos no es gastar energía directamente, sino procurar que lo que perdamos sea realmente grasa, y no músculo.

Las dietas altas en proteínas no tienen tampoco porque dañar los riñones, siempre que el consumo de agua sea el adecuado. Bebo cerca de los 3 litros de agua diarios, y como muestran mis análisis de sangre, están mucho mejor que antes.

Llevo una dieta equilibrada (bueno, con menos verduras de las que debería), en la que obtengo cerca del 40% de las calorías diarias de proteínas, un 25% de grasas y el resto de carbos.

Después de perder más de 20Kg de grasa, se un poco de todo esto ;)

Publicar un comentario en la entrada