viernes, 24 de septiembre de 2010

Mi pequeño experimento

Ya ha pasado casi un mes desde que escribí la última entrada, en la que hablé un poco de los resultados del ciclo de carbos. De esa experiencia saqué una conclusión en claro: que mi metabolismo estaba fastidiado y mi cuerpo gastaba menos calorías de las que debía. También me propuse seguir una dieta de volumen durante algunas semanas con la esperanza de recuperar mi metabolismo y un poco de músculo.

Bien, el tiempo ha pasado, y creo tener ya algunos resultados interesantes de este experimento.

Empecé la dieta de volumen y recuperación con 80Kg de peso y un 21.6% de grasa corporal. Esos valores me daban un peso magro (sin grasa) de 62.7Kg, bastante lejos de los 64.4Kg con los que empecé en enero. Sí, a pesar de todos mis esfuerzos, durante estos meses perdí en torno a 1Kg y 700gr de músculo. Para que luego la gente se piense que solo por hacer pesas unas semanas van a ganar músculo...

Al final me decidí a seguir la dieta de volumen solo por 2 semanas, tiempo más que suficiente para que mi metabolismo se adaptará a tener y gastar más calorías de las normales. Durante estas dos semanas, continué haciendo pesas de forma normal, pero aumenté las cantidades de comida. Los días más relajados tomé en torno a 2800Kcal (las calorías teóricas necesarias para mantener mi peso), y los días de ejercicio llegué a tomar entre 3000 y 3100Kcal. Todo ello repartido con un 30% de proteínas, 50% de hidratos de carbono y 20% de grasas (más o menos, no es exacto del todo).

Por supuesto, durante esas dos semanas mi peso subió, aunque la mayor sorpresa fue lo poco que subió mi porcentaje de grasa corporal. Al terminar las 2 semanas de volumen, mi peso rondaba los 82.3Kg, con un 22.3% de grasa corporal. Es decir, un peso magro de 63.9Kg. Sí, es cierto que gané algo de grasa, aunque la verdad es que mi alimentación no fue la más "sana" del mundo, e incluso me permití más caprichos de lo normal.

Esas dos semanas de volumen, me sirvieron para recuperar más de 1kg del músculo perdido, todo gracias a una dieta hipercalórica y a duros ejercicios de pesas. Solo puedo decir una cosa, ¡bendita sea la memoria muscular!

Ya han pasado dos semanas desde que abandoné la dieta hipercalórica y volví a una dieta hipocalórica de solo 2300Kcal (500Kcal menos de mi gasto teórico). Durante estas dos semanas, he ido perdiendo bastante rápido la grasa que gané y ahora mismo mi media semanal está en 81.5Kg de peso y un 21.7% de grasa corporal. Es decir, que con kilo y medio más de peso, estoy prácticamente con el mismo porcentaje de grasa y 63.8Kg de peso magro.

Estas dos semanas de "descanso" comiendo más de lo normal, me han permitido recuperar parte del músculo perdido, y lo que es más importante, volver a acelerar mi metabolismo. A principios de mes, con una dieta de 2300Kcal a penas perdía peso y estaba estancado. Ahora con la misma dieta, voy perdiendo peso a buen ritmo y me siento más sano y fuerte.

Los resultados de este experimento han sido mejores de lo que esperaba. Esto me ha convencido que después de unos meses de dieta (tal vez cada 2 o 3 meses), conviene tomarse una o dos semanas de descanso. Dejar que el cuerpo se recuperé, para volver a darle más duro aun al volver.

Durante ese tiempo ganaremos peso, no hay duda. Sin embargo, si lo hacemos bien (continuar con ejercicios de musculación, comer más pero sano, etc) cuando volvamos a la dieta lo perderemos todo rapidísimo. ¿Recordáis la primera semana de dieta? ¿Verdad que se pierde muchísimo? Al volver del descanso pasa justo eso, nuestro cuerpo se libra de todo lo que ha ganado y sigue listo para seguir perdiendo a buen ritmo.

Mañana hablaré sobre la nueva rutina que estoy siguiendo.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada